LAS CITAS PRESENCIALES REQUIEREN PAGO EN EFECTIVO

Vitamina C intravenosa: beneficios y protocolos de administración

La vitamina C intravenosa es un tratamiento que tiene diferentes objetivos, desde recortar la duración de un resfriado hasta disminuir los efectos secundarios de un tratamiento de quimioterapia. Como podrás imaginar, siempre está en medio de la polémica pero hay estudios que confirman que sus resultados son óptimos y que merece la pena seguir investigando y aplicándolo en pacientes. 

El hecho de llevar a cabo esta terapia por vía intravenosa y no por vía oral, supone que el organismo absorbe por sangre una concentración mayor que cuando se basa exclusivamente en la ingesta de suplementos. 

En mis años de experiencia he podido tratar a pacientes oncológicos siguiendo el protocolo Riordan, y puedo decir que los efectos secundarios de la quimioterapia y la radioterapia han disminuido, mejorando así su calidad de vida y elevando los niveles de ácido ascórbico (vitamina C) en sangre. 

Para poder llevar a cabo un tratamiento de este tipo en personas que padecen cáncer, es fundamental estar en contacto con el profesional que guía su tratamiento, tener acceso a informes y analíticas, y así compartir el caso y trabajar en la misma dirección. No es un tratamiento que se pueda realizar en todos los pacientes, ni todos los pacientes experimentarán el mismo resultado, ya que depende de otros factores como la fase de la enfermedad, el sistema inmune del paciente, el tamaño del tumor, etc. 

Chica con vitamina C

La administración de vitamina C intravenosa

La vitamina C intravenosa se administra a través de una infusión intravenosa (IV) o por vía oral. Cuando se administra por vía intravenosa, la concentración de vitamina C en la sangre es significativamente más alta que cuando se toma por vía oral.

La administración intravenosa de vitamina C alcanza niveles más altos en la sangre en comparación con la administración oral, lo que puede ser beneficioso en ciertos tratamientos. Como se indica en el artículo “Vitamina C y su acción en células cancerígenas” (Santiago Andrés Vintimilla-Pesántez, María Antonieta Flores-Salinas, 2022), se ha determinado que las concentraciones plasmáticas de vitamina C administradas vía venosa pueden llegar hasta 21 000 uM/L a dosis de 60 g/día. 

Estudios sobre el uso de vitamina C intravenosa como tratamiento complementario para el cáncer

La vitamina C intravenosa ha sido objeto de numerosos estudios en relación con su potencial como tratamiento complementario para el cáncer. Diversas investigaciones, como el artículo que he mencionado anteriormente, han explorado los efectos de altas dosis de vitamina C en pacientes con diferentes tipos de cáncer, con resultados prometedores.

Impacto de las altas dosis de vitamina C en pacientes con cáncer

Como profesional de la Medicina, me apasiona leer y descubrir formas de ayudar a mis pacientes. Cuando estudiando encontré el protocolo de Riodan, lo entendí y le encontré sentido al instante: “Debido a que los pacientes de cáncer frecuentemente presentan una deficiencia de Vitamina C (Hoffman, 1985; Riordan, et al., 2005), la suplementación con ésta, puede mejorar la función del sistema inmune y la salud y bienestar general del paciente. (Henson, et al., 1991)”. 

Voy a compartir contigo un caso, sin dar datos de la persona, para que se entienda hasta qué punto la vitamina C puede ser beneficiosa en pacientes oncológicos. 

Este paciente, vino a consulta siendo un tipo serio, no hablaba mucho y, como otros muchos, acudía a la Medicina Integrativa como última opción. Después de estudiar su caso en detalle, incluso hablar con el doctor que llevaba su tratamiento oncológico, y leerme el protocolo Riordan varias veces, comenzamos el tratamiento. 

Esta persona me confesó que después de algunas sesiones, había vuelto a coger su bicicleta y que era capaz de dar paseos y, siempre que entra en consulta, lo hace con una sonrisa y bromeando. 

Me parece más importante que nunca destacar que los tratamientos médicos no tienen el mismo efecto en todas las personas, y que no existen dos pacientes iguales. También resaltar que este tratamiento en concreto, en muchas ocasiones, es un tratamiento crónico. 

Las conclusiones obtenidas de varios estudios sugieren que la vitamina C podría desempeñar un papel importante como terapia complementaria en el abordaje integral de la enfermedad, mejorando la respuesta al tratamiento convencional y la calidad de vida de los pacientes. Insisto, es una terapia complementaria para estas enfermedades, de manera aislada no obtendríamos el mismo resultado.

Protocolos de administración de vitamina C intravenosa

La administración de vitamina C intravenosa implica seguir protocolos específicos que determinan la dosis, la frecuencia y la duración del tratamiento. Asimismo es importante conocer la historia clínica del paciente, qué recorrido médico se ha llevado a cabo y en qué situación se encuentra. 

Dos enfoques comunes son el protocolo Riordan y el protocolo Klenner.

Enfoques como el protocolo Riordan y el protocolo Klenner

El protocolo Riordan se basa en la administración de altas dosis de vitamina C por kilo de peso corporal en intervalos regulares. Este enfoque se ha utilizado en estudios clínicos para analizar su eficacia en el tratamiento complementario del cáncer.

Por otro lado, el protocolo Klenner consiste en ciclos específicos de administración de vitamina C intravenosa, adaptados a las necesidades y tolerancia de cada paciente. Este protocolo suele ser personalizado según la condición de salud y la respuesta individual al tratamiento.

Dosificación y periodicidad en la administración de vitamina C intravenosa

  • La dosificación de vitamina C intravenosa varía según el peso corporal, la condición médica y los objetivos del tratamiento.
  • Es fundamental establecer una periodicidad adecuada en la administración de la vitamina, ya sea en dosis diarias, semanales o en ciclos más prolongados, dependiendo de la situación clínica del paciente.
  • La supervisión médica es esencial para ajustar la dosis y la frecuencia de la administración, así como para monitorear la respuesta del paciente y prevenir posibles efectos adversos.
Inyectar vitamina C 1

Consideraciones en la administración de vitamina C intravenosa

La administración de vitamina C intravenosa puede ser bien tolerada, pero es importante tener en cuenta ciertas consideraciones para evitar efectos adversos. Algunas personas, como aquellas con enfermedad renal, deficiencia de G6PD o hemocromatosis, pueden experimentar efectos secundarios graves.

EXPLICAR MUY BREVE EL RIESGO EN ESTOS PACIENTES

Es crucial que la administración de vitamina C intravenosa se realice bajo estricta supervisión médica en un entorno sanitario para garantizar la seguridad y eficacia del tratamiento. 

Antes de comenzar este tratamiento, siempre pido a mis pacientes una analítica, para conocer el punto de partida y si nos encontramos en el momento adecuado para administrar el ácido ascórbico y en qué dosis. 

Aunque es una analítica personalizada según la patología de cada paciente, algo común a tener en cuenta es la función renal, ya que la vitamina C es hidrosoluble (es filtrada por los riñones) y tanto el Filtrado Glomerular como la Creatina tienen que estar dentro de los valores de referencia. Y, por supuesto, también mediremos la vitamina C en sangre para observar su evolución.

Recomendaciones y advertencias finales

  • Es fundamental que la administración de vitamina C intravenosa se realice bajo supervisión médica especializada, en un entorno sanitario adecuado para garantizar la seguridad del paciente.
  • Antes de iniciar cualquier tratamiento con altas dosis de vitamina C por vía intravenosa, es necesario realizar una evaluación exhaustiva del estado de salud del paciente y tener en cuenta posibles contraindicaciones o interacciones con otros medicamentos.
  • Los efectos adversos de la vitamina C intravenosa pueden variar según las condiciones médicas previas del paciente, por lo que es imprescindible informar al equipo médico de cualquier enfermedad subyacente antes de comenzar el tratamiento.
  • Se debe seguir estrictamente el protocolo de administración recomendado por el profesional de la salud, ajustando las dosis y la periodicidad según las necesidades específicas de cada paciente.
  • En caso de experimentar efectos secundarios o complicaciones durante el tratamiento con vitamina C intravenosa, es importante comunicarlo de inmediato al equipo médico para recibir la atención necesaria y ajustar el tratamiento según sea necesario.

¿SABÍAS QUE…?

En un metaanálisis de 2019, se concluyó que la administración de 100 mg diarios de vitamina C disminuye en un 20 % la mortalidad asociada al desarrollo del cáncer de mama («Vitamina C y su acción en células cancerígenas», Santiago Andrés Vintimilla-Pesántez, María Antonieta Flores-Salinas, 2022).

BLOG

Artículos relacionados

CONTACTAR CON EL DR. FONTANALS

Agenda ya tu cita con el Dr. Jaume Fontanals

Estaré encantado de poder ayudarte a resolver tus dudas y revisar exhaustivamente cualquier síntoma y/o patología que estés sufriendo.