LAS CITAS PRESENCIALES REQUIEREN PAGO EN EFECTIVO

Diagnóstico, trastornos y síntomas de mala absorción intestinal: todo lo que debes saber

Como ya comentamos en el artículo anterior, la malabsorción intestinal se caracteriza por dificultades en la absorción de nutrientes esenciales para el organismo. Y, si recuerdas, el páncreas tenía un papel fundamental en este proceso.

Ahora es el momento de explorar en detalle el diagnóstico y los síntomas de la malabsorción intestinal, así como los trastornos asociados a ella. ¡Sigue leyendo para obtener más información!

Diagnóstico de la mala absorción intestinal

Cuando llega un paciente nuevo a consulta, lo primero es elaborar una historia clínica completa y escuchar qué le ocurre y qué síntomas tiene. Este es el filtro para que un profesional sepa cuáles son los primeros pasos que tiene que dar para obtener el tratamiento adecuado.

En muchas ocasiones, el primer paso (y más seguro) es llevar a cabo pruebas y análisis, para confirmar una sospecha o para desechar la idea inicial y optar por otro camino. Además, esto nos permitirá tener el punto de partir y tener datos con los que comparar el final del tratamiento.

La malabsorción intestinal puede ser diagnosticada a través de diversas pruebas médicas, que se centran en determinar la capacidad de absorción de nutrientes por parte del intestino.

Vamos a conocer cuáles son las principales pruebas:

Pruebas de laboratorio

Las pruebas de laboratorio desempeñan un papel fundamental en el diagnóstico de la malabsorción intestinal. Se pueden analizar muestras de sangre, heces o tejidos para detectar posibles alteraciones, y cada uno de ellos nos indica algo diferente. Algunos de los análisis de laboratorio más comunes incluyen:

  • Análisis de heces para la detección de malabsorción de grasas
  • Prueba de aliento para evaluar la absorción de lactosa
  • Evaluación de los niveles de vitaminas y minerales en sangre

Análisis de sangre y otras pruebas

Además de las pruebas de laboratorio, los análisis de sangre también son muy útiles para un correcto diagnóstico, ya que permiten evaluar los niveles de enzimas digestivas, marcadores inflamatorios y anticuerpos relacionados con enfermedades autoinmunes.

En ocasiones es recomendable incorporar alguna prueba adicional a la analítica de sangre:

  • Endoscopia y biopsia intestinal para evaluar el estado del revestimiento intestinal
  • Pruebas genéticas para detectar posibles trastornos hereditarios de la absorción

¿Qué argumento puede ser más contundente para defender la importancia de los tratamientos personalizados que la genética?

Diagnóstico de la mala absorción de otras sustancias

Además de la malabsorción de nutrientes, el diagnóstico también puede abarcar la malabsorción de otras sustancias, como medicamentos, grasas y azúcares. Para ello, se pueden realizar pruebas específicas para cada sustancia, como el test de tolerancia a la fructosa o la prueba de absorción de ácidos biliares.

  • Lactosa: intolerancia a la lactosa debido a la deficiencia de la enzima lactasa.
  • Fructosa: malabsorción de fructosa, que puede provocar molestias gastrointestinales.
  • Oxalato: dificultad para absorber el oxalato, lo que incrementa el riesgo de formación de cálculos renales.

Es fundamental identificar el trastorno subyacente que causa la mala absorción intestinal y establecer un plan de tratamiento adecuado para garantizar una correcta absorción de los nutrientes esenciales.

Pruebas y exámenes para el diagnóstico

Para determinar si existe malabsorción intestinal, se pueden realizar diferentes pruebas y exámenes. Estas pruebas permiten evaluar la capacidad del organismo para absorber adecuadamente los nutrientes y pueden ayudar a identificar la causa subyacente de la malabsorción. Algunas de las pruebas más comunes incluyen:

  • Exámenes de sangre y orina: se pueden medir los niveles de nutrientes que indican problemas de absorción, como albumina, prealbumina, magnesio, vitamina b12, vitamina b9, vitamina D, zinc, selenio, cobre, enzimas (lactasa, fructasa), otros marcadores, como anemia, hemoglobina baja, plaquetas bajas, hierro bajo, no consumir suficiente carne roja a la semana, no consumir suficientes huevos a la semana
  • Tomografía computarizada o TAC: este tipo de imagen puede ayudar a identificar daños a lo largo de todo el tracto gastrointestinal e encaje abdominal, (intestino delgado, estomago, páncreas, quistes a nivel hepático, tumores, cáncer).
  • Prueba de aire espirado (hidrógeno/metano en el aliento): esta prueba puede detectar la presencia de bacterias en el intestino que pueden afectar la absorción de nutrientes (SIBO), test de disbiosis intestinal,la imperpeamilidad intestinal que produce una inflamacion, lo que produce es que no absorbamos bien los nutrientes a este nivel.
  • (Para ver) Examen de Schilling: este examen específico evalúa la absorción de vitamina B12, administrándola por vía oral. Se valora su absorción gastrointestinal con una muestra de orina pasadas 24 horas.
  • Biopsia del intestino delgado: se puede realizar una biopsia para evaluar el estado del tejido intestinal y detectar posibles enfermedades o daños, (una de las principales enfermedades que se descarta por biopsia del intestino delgado es la enfermedad celiaca, se puede llegar a poder a coger una biopsia de estomago para descartar una helicobacter pylori)

Estas pruebas y exámenes permiten al profesional obtener un diagnóstico preciso y determinar el mejor enfoque de tratamiento para combatir la malabsorción intestinal.

Trastornos que afectan la absorción de nutrientes

La mala absorción intestinal puede estar asociada a diferentes trastornos que afectan la absorción adecuada de los nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento del organismo.

Trastornos relacionados con la malabsorción

Existen diversas condiciones médicas que pueden provocar dificultades en la absorción de los nutrientes en el intestino. Algunos ejemplos de trastornos relacionados con la malabsorción son:

  • Síndrome del intestino irritable: caracterizado por molestias abdominales recurrentes y alteración en la función intestinal.
  • Celiaquía: intolerancia al gluten que daña la mucosa intestinal y dificulta la absorción de nutrientes.
  • Enfermedad inflamatoria intestinal: incluye la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa, que inflaman el revestimiento del tracto gastrointestinal y comprometen la absorción de nutrientes.

Deficiencias de todos los nutrientes

dolor abdominal

La malabsorción intestinal debe ser vigilada por un profesional, ya que puede provocar deficiencias en todos los nutrientes esenciales para la salud y derivar en complicaciones o provocar debilidad, fatiga, dificultad para concentrarse y mayor susceptibilidad a las infecciones.

Síntomas de mala absorción intestinal

Los síntomas de la malabsorción intestinal pueden manifestarse a través de una variedad de síntomas. Estos síntomas son muy comunes y no todo aquel que los sufra, significa que padece de este trastorno. Para identificarlo correctamente, es necesario acudir a un profesional.

Diarrea crónica

Las deposiciones frecuentes y líquidas son un síntoma común de la malabsorción intestinal, que afecta directamente a la capacidad del organismo para absorber adecuadamente los nutrientes de los alimentos. En la Escala de Bristol, una escala empleada en Medicina para tipificar los diferentes tipos de heces, correspondería a un tipo 7.

Distensión abdominal y dolor abdominal

El dolor abdominal se presenta en oleadas o contracciones intermitentes mientras que la distensión abdominal es la acumulación excesiva de gases en el intestino, que puede causar hinchazón y malestar abdominal. Sin duda, es un síntoma muy común y que puede estar relacionado con diferentes patologías digestivas. Cuando se asocia con la malabsorción intestinal, puede deberse a diversos factores que afectan a la capacidad del sistema digestivo para procesar y absorber adecuadamente los nutrientes.

Flatulencia

La flatulencia es la liberación de gases a través del ano. Durante este proceso de descomposición, se liberan gases como dióxido de carbono, metano e hidrógeno. La acumulación de gases puede causar eructos, hinchazón abdominal y flatulencias frecuentes.

Pérdida de peso

Uno de los síntomas más destacados de la malabsorción intestinal es la pérdida de peso involuntaria. Debido a la deficiente absorción de nutrientes esenciales, el organismo no recibe los elementos necesarios para mantener un peso saludable.

Dificultad para mantener el peso

Además de la pérdida de peso, las personas con malabsorción intestinal pueden experimentar dificultad para mantener un peso adecuado. A pesar de consumir cantidades suficientes de alimentos, el cuerpo no logra absorber los nutrientes de manera eficiente, lo que puede llevar a una pérdida continua de peso.

Heces grasosas (esteatorrea)

La esteatorrea es un síntoma que se refiere a la presencia de heces grasosas, aceitosas o malolientes. La absorción de grasas en el intestino delgado normalmente es eficiente, pero cuando hay dificultades en este proceso, las grasas no se absorben adecuadamente y se eliminan en las heces.

Un síntoma típico es que el agua este bañada en grasa como si estaría llena de aceite y las heces flotan en el agua.

Espero haber resuelto posibles dudas sobre este proceso tan importante para el organismo que, como ves, cumple un papel fundamental.

En el próximo artículo explicaré en detalle el tratamiento para aliviar y eliminar la malabsorción intestinal. ¡No te lo pierdas!

BLOG

Artículos relacionados

CONTACTAR CON EL DR. FONTANALS

Agenda ya tu cita con el Dr. Jaume Fontanals

Estaré encantado de poder ayudarte a resolver tus dudas y revisar exhaustivamente cualquier síntoma y/o patología que estés sufriendo.